Hoy os traemos un proyecto más en el panorama de los juegos de investigación. Se trata de Crónicas del Crimen, un juego de Lucky Duck, distribuido por Last Level en nuestro país.

Se trata de un diseño de David Cicurel (Fruit Ninja: Card Master) que cuenta con ilustraciones de Matijos Gebreselassie, Mateusz Komada y Katarzyna Kosobucka. Se trata de un juego basado en casos que rondan la hora de duración, que pueden ser disfrutados por varios jugadores, recomendado de 1 a 4, pero que no está limitado a ningún número concreto, con una edad mínima recomendada de 14 años, por su temática criminal, aunque una de sus expansiones propone casos más aptos para los pequeños de la casa.


¿DE QUÉ VA?

En Crónicas del Crimen nos metemos en el papel de detectives en busca de pistas para poder resolver una gran variedad de casos. Usando nuestra intuición y, especialmente, la deducción, deberemos investigar localizaciones y llevar a cabo interrogatorios hasta tener los datos suficientes que cierren el caso y propongan una explicación sólida a lo ocurrido.

En otras palabras, Crónicas del Crimen es un juego de investigación en el que necesitaremos un dispositivo móvil con cámara con el que, a través de una aplicación, iremos escaneando todos los componentes que vayamos encontrando. Tanto la investigación como las preguntas de los interrogatorios se llevarán a cabo mediante el escaneo de códigos QR colocados en cada carta y tablero del juego, haciendo que los mismos componentes tengan distintos significados y funciones en cada una de nuestras aventuras. Un juego que, indudablemente, nos recordará al clásico Detective Asesor con toda la ambientación y tecnología del la época actual, alejándose del Londres victoriano.


¿QUÉ LLEVA EN LA CAJA?

El contenido de la caja básica del juego es:

  • Un tablero de pruebas.
  • 52 cartas de pruebas y objetos especiales.
  • 55 cartas de personajes.
  • 17 localizaciones.
  • 4 tableros de contacto forense.

Como veis, no es una cantidad abrumadora de componentes, dado que los QR tendrán distintas lecturas en cada caso. Además de esto, cada expansión incluye nuevas cartas y nuevas localizaciones, incluso elementos novedosos como dados o personajes que iremos modificando durante la aventura. Todo ello viene insertado de forma organizada dentro de la caja, con espacio para las expansiones dentro de la caja básica. ¡Genial! Por supuesto, aunque no venga en la caja, gran parte del desarrollo va ligado a la aplicación del juego, disponible para Android e iOS.


¿CÓMO SE JUEGA?

El propio juego incluye un tutorial que nos introduce las mecánicas de una forma práctica y que, en pocos minutos, nos permite ponernos manos a la obra con el primer escenario.

Por otra parte, incluye un reglamento de pocas páginas en el que se resume lo dicho en el tutorial, pero que poco vamos a necesitar tras haber visto el funcionamiento a través de la aplicación.

En resumidas cuentas, Crónicas del Crimen es un juego que requiere una aplicación que podremos instalar en un móvil o tableta de cualquiera de los dos grandes sistemas operativos, siempre que tengan una cámara, elemento indispensable para leer los numerosos códigos QR que encontraremos en los componentes.

A través de la aplicación, tras descargar el caso correspondiente, podremos ponernos a intentar resolver un crimen. Debes saber que algunos casos serán de pago, como algunas misiones de Mansiones de la Locura, y que requieren una descarga previa. Tras descargarlos, no requieren una conexión activa a internet.

Los componentes que iremos escaneando nos permiten interactuar con el entorno. Por ejemplo, un escaneo de una localización nos hará viajar hasta ese lugar, invirtiendo 20 minutos del juego. Un escaneo de un sospechoso nos permite empezar un interrogatorio del mismo, en el que iremos realizando preguntas escaneando otros personajes o pruebas, haciendo que nuestro interrogado nos hable acerca de lo que acabamos de señalar. Además de todo lo que vayamos encontrando, tendremos la ayuda de cuatro técnicos en las ciencias de la criminología, la medicina y la informática, que nos ofrecerán sus servicios como pasaba en Sherlock Holmes: Detective Asesor.

Nuestra investigación no acaba aquí, puesto que el juego también nos propone unas escenas que podremos visualizar en realidad virtual, incluso con unas gafas VR para hacerlo más inmersivo, que nos permite explorar escenas del crimen usando el dispositivo móvil en busca de pruebas físicas que luego serán convertidas a cartas. ¿Ves un corazón? Pues luego escanearemos la carta de “Sangre y órganos”, por ejemplo.

El uso de los códigos QR y las ilustraciones sin nombre harán que cada carta del juego pueda ser una persona distinta en casos distintos, o que los nombres genéricos de las pruebas tengan funciones diferentes en nuestra siguiente misión. De esta manera, los componentes no son exageradamente variados y permiten su reutilización.

Este proceso deductivo seguirá durante uno o varios días del juego, hasta que decidamos acudir a resolver el caso, habitualmente en Scotland Yard. Durante el trascurso de la partida no faltarán eventos, mensajes de texto y otros contratiempos que no os desvelaremos, haciendo que el paso del tiempo sea muy relevante en nuestra investigación.

Al final de la partida contamos con una puntuación sobre 100 que determina lo eficaces que hemos sido y la calidad de nuestra investigación, sin compararnos con Sherlock Holmes en este caso.


¿CÓMO QUEDA EN LA MESA?

Pese a que Crónicas del Crimen no tiene una gran cantidad de componentes, el juego puede crecer mucho en mesa. Empezando con el tablero central y Scotland Yard como única localización, a medida que progresemos en la trama iremos añadiendo varios lugares más, que irán ocupando la mesa de forma exponencial. Ponte cómodo y usa la mesa grande, que se agradece tener un espacio para, además de desperdigar componentes, poder colocar una libreta y escribir nuestras anotaciones de detective privado.


¿QUÉ NOS PARECE?

Crónicas del Crimen es una reinvención de los juegos de deducción como el clásico Detective Asesor.

Poco después de su lanzamiento, pedimos Crónicas del Crimen a Juegos de la Mesa Redonda, a sabiendas de que el título se estaba empezando a agotar en muchas tiendas y no queríamos quedarnos sin una copia con la que comentaros nuestras sensaciones. Como buenos completistas, y más si sabemos que es un juego con nula rejugabilidad basado en casos, hemos traído todo el contenido del juego para poder hablar de todo al completo.

Sobre el papel el juego era atractivo porque, salvando las distancias, se trata de una modernización del Detective Asesor, ese clásico juego de Sherlock Holmes en el que deberemos recorrer la ciudad buscando pistas y, cuando creamos oportuno, intentar resolver el misterioso caso. En Crónicas del Crimen se mantiene el formato, pero se ha dado el salto que esperábamos en pleno 2018, haciendo que el libro de textos haya sido sustituido por unos códigos QR y, dada la modernidad de la aplicación, no solo vayamos a distintas localizaciones buscando a personas concretas, sino que aquí podremos usar las distintas evidencias encontradas y cruzarlas con cada personaje que vayamos conociendo. De esta manera, a diferencia del juego del detective londinense, aquí tenemos pruebas que harán que cambie la información que nos ofrecen los personajes que interrogamos y se usa el tiempo como elemento adicional que puede hacer cambiar las respuestas de los mismos, alejándose de los párrafos estáticos del juego con el que lo comparamos.

Evidentemente, el uso de aplicaciones no es ventajoso en su totalidad. Para empezar, no debemos olvidar que todo juego que se base en una app es más perecedero que el que no la requiera, sabiendo que, con los años, posiblemente deje de ser compatible con nuevos dispositivos o deje de tener la asistencia que requiere. Esto puede ser secundario en juegos donde la aplicación sea complementaria pero, en Crónicas del Crimen, es un elemento indispensable. Además de esta característica que comparte con todos los juegos digitalizados, en este título hemos visto que la experiencia se basa mayoritariamente en lo que aparece en el móvil o tableta, haciendo que los componentes físicos como las cartas y tableros sean un mero vehículo o una referencia necesaria para poder avanzar en la historia. Esto no es algo negativo en su totalidad, dado que ha hecho que las mismas cartas tengan usos distintos en cada caso, pudiendo albergar un enlace diferente bajo el mismo QR, haciendo que los componentes no se repitan en casos distintos, pero sí que es cierto que nos aleja de la experiencia física que suele acompañar a los juegos de mesa. Aunque la persona que gestione el móvil será la protagonista, haciendo que el resto de jugadores quede expectante a lo que lea o encuentre tras el escaneo correspondiente, se recomienda que este papel se vaya cambiando de manos para que todos los participantes tengan sus momentos de gloria y se mantengan dentro del juego. Eso mismo hace que Crónicas del Crimen sea un juego que se disfruta más en grupos pequeños y que cuatro se nos antoje multitud para poder disfrutar de esto, especialmente por las escenas de investigación en realidad virtual, que suelen ser poco frecuentes y bastante llamativas, haciendo que sea un espectáculo decidir quién será el encargado de visualizarlas en primera instancia.

Y es que los escenarios en VR son un elemento muy atractivo en Crónicas del Crimen, pero no están hechos para ser vistos en grupo. Mientras que en algunos hilos de la BGG se comenta la posibilidad de usar la retransmisión de pantalla de nuestro teléfono a la televisión o usar un segundo dispositivo como “dispositivo de visionado” mediante la aplicación, nos parece que se pierde la inmersión personal de girar el dispositivo a nuestra voluntad. Cuando el tiempo se agote, podremos pasar el móvil a otro compañero para que repita el proceso, cosa que solo nos penalizará en la bonificación por tiempo de nuestra investigación. En nuestro caso, siempre elegimos a un jugador para que, en cada localización, se encargue de ver el escenario y diga en voz alta todo lo que está viendo, mientras el resto de jugadores busca las cartas de pista que coincidan con lo que describe, sin pasar el teléfono a otras personas para revisualizar el entorno, cosa que en los primeros intentos hacía que el juego perdiera dinamismo. En cuanto a la experiencia de visualización de escenarios, el uso de las gafas VR es algo agridulce en nuestro caso. Por un lado, es cierto que se aprecia un efecto 3D al usar los binoculares pero, por otra parte, el uso de gafas hace que sea difícil medir la distancia a la que tenemos que colocarnos de las lentes para verlo todo con claridad. En cualquiera de los casos, el precio de las gafas es anecdótico dado que incluyen un nuevo escenario, haciendo que sea atractivo para todos los que quieran seguir jugando, con o sin gafas puestas.

El tutorial del juego es algo a destacar, haciendo que en pocos minutos podamos sentirnos cómodos con el funcionamiento del juego, el cual se basa en escanear lugares y personas, sin demasiada complicación añadida. Aun así, en el tercer caso del primer escenario, por poner un ejemplo, encontrábamos algunas pruebas que no sabíamos como usar, haciendo que la sencillez de la propuesta pueda generar algo de frustración. Es decir, el uso del escaneo, sencillo y directo, puede hacer que en algunos momentos pensemos que sabemos lo que queremos hacer o preguntar pero no sepamos con qué elemento escaneable vamos a conseguirlo. Habitualmente todo se resuelve probando y, en el peor de los casos, perdiendo cinco minutos de tiempo de juego, al haber seleccionado una prueba que no era la adecuada. Y esto, junto a la falta de pistas durante el desarrollo de la partida, son los dos fallos que podemos encontrar en este juego. Puede que en algunos momentos te sientas perdido y necesites un empujón pero, por desgracia, el juego no cuenta con un sistema apropiado para recomendarte un rumbo que seguir, haciendo que se requiera ingenio de los jugadores o los perdigonazos del escaneo indiscriminado en busca de algún dato nuevo.

La dificultad de los casos está muy bien determinada. Indicando su nivel bajo, medio o alto, nos parece que se ha sabido acotar muy bien estos niveles. En nuestro caso, un caso de nivel medio nos parece un reto superable, mientras que el primer caso difícil nos hizo sudar, haciendo que debamos tirar de hilos muy finos y que la duda acerca de si tenemos todo lo necesario para resolver el caso se vuelva constante y casi inextinguible.

Y es que algo que tiene en común con Detective Asesor es la libertad que concede a los jugadores de elegir el momento oportuno para poner un punto y final a nuestra investigación. En Crónicas del Crimen tú eliges cuando volver a Scotland Yard, sin contar con un límite estricto en la mayoría de los casos. ¿Será suficiente lo que sabes? ¿Se escapará algún detalle del móvil que vaya a ser preguntado en la resolución? Aunque en algunos casos del juego habrá eventos que limitarán nuestro proceso, es muy probable que a veces sigamos investigando sin saber que ya tenemos todo lo necesario para cerrar la carpeta. Nos parece algo que, en el fondo, es tan temático como necesario, siendo parte del proceso de los jugadores el saber dosificar su curiosidad y elegir cuándo es suficiente.

Uno de los problemas que ya se ha comentado por redes es la mala actualización de la aplicación respecto al contenido de sus expansiones. Aunque el juego salió a la venta con dos expansiones adicionales a su juego base, cosa que muchos criticarán pero que ha hecho que su caja de entrada tenga un precio más contenido, nos encontramos con una aplicación que aún no contiene los casos de la expansión Welcome to Redview, por lo que aun con el material físico, no podremos disfrutar de ese contenido adicional. Desde Last Level nos aseguran que es una cuestión de la propia editorial original, Lucky Duck, o de la empresa contratada para programar la aplicación propiamente dicha, ya que las traducciones están enviadas en las fechas acordadas. De momento encontramos bloqueado contenido que estaba fechado para el primer trimestre de 2019. Esperamos que esto se solucione pronto, dado que, al menos en nuestro caso, hemos devorado el contenido desde que empezamos a jugar al título.

Pese a los fallos de actualización en la aplicación, no hemos podido dejar de pedir todo lo que el juego contiene, sobre todo tras conocer que Ghislain, autor del maravilloso NOT ALONE (aquí su reseña) está detrás de la expansión Welcome to Redview, un añadido que nos ofrece cuatro nuevos escenarios con interesantes añadidos mecánicos. En este anejo, a diferencia de en Noir, no solo hay más contenido, sino que encontramos unas fichas de personaje y unos dados que, aunque todavía no sepamos como funcionan y eso haga que nos mordamos las uñas, nos ha parecido algo que le dará un soplo de aire fresco a la mecánica original y deja claro que estas bases del juego pueden ser moldeadas para ofrecer experiencias distintas.

La escasa rejugabilidad del juego, que hace que, como pasa en EXIT (aquí su reseña) o en Escape Tales (aquí su reseña), solo podamos disfrutarlo una primera vez de forma plena. Esto, que puede tirar atrás a muchos jugadores, no debe ser algo tan preocupante si sabemos que no hay elementos legacy que vayamos a romper y que, por lo tanto, podremos dejar el juego a otros jugones para que lo disfruten sin haber perdido nada por el camino. Antes de regalarlo o venderlo, debes saber que en los planes de Lucky Duck existe la opción de añadir un editor de escenarios que nos permita crear nuevos casos. No seré yo quien me ponga a hacerlos, dada la escasa competencia técnica e inventiva, pero eso también abre paso a que los jugadores puedan disfrutar del contenido generado por los más manitas, alargando así la vida de un juego que, por el momento, esta siendo bien recibido y ha escalado puestos en la BGG a un ritmo impresionante.

En resumen, Crónicas del Crimen es un proyecto original y bien sólido que nos ha recordado a juegos clásicos de investigación pero que ha sabido acercarse a los estándares del siglo XXI. Un juego que, aunque se aleja bastante de la denominación “de mesa” nos ofrece unos casos interesantes y de una dificultad nada desdeñable, que ha sabido usar y reutilizar los componentes para los distintos casos gracias a los códigos QR. Un sistema de juego que, sin ser del todo original, mejora al clásico juego del investigador del 221B de Baker Street, haciendo que mediante la tecnología podamos sentir una interacción mayor con los sospechosos. Solo falta que se ponga al día la aplicación y podamos disfrutar pronto de su expansión Welcome to Redview, la cual ofrece algún elemento nuevo a la mecánica básica del juego. Si te gusta investigar, este título te va a poner a ello de una forma interesante e interactiva, aunque para disfrutarlo vas a tener que perder el miedo o la reticencia a usar tu smartphone de forma constante.


PUNTOS POSITIVOS

  • Casos de dificultad creciente: empezando con un sencillo tutorial y siguiendo con un escenario de tres partes que va incrementando las exigencias para su resolución, así como la duración de cada caso.
  • Un sistema de juego directo y original: basado en el escaneo de cartas inspirado en juegos como Detective Asesor, pero permitiendo mejores conexiones entre los interrogatorios y las pistas.
  • Expansiones interesantes: que además de añadir nuevos casos a la lista de contenido nos permiten introducir elementos adicionales como dados o fichas de personaje. Está claro que es una base sólida para nuevos títulos o para expansiones venideras.

PUNTOS NEGATIVOS

  • Una aplicación con demoras: que lleva algunos retrasos pero que promete añadir elementos muy interesantes como el editor de escenarios. ¡Esperamos que se pongan las pilas pronto!
  • Experiencia primordialmente virtual: dejando en segundo plano los componentes físicos que son un mero soporte de códigos QR. Si te abruma el tener el móvil en la mano todo el rato, igual deberías pensártelo mejor.

Este juego ha sido cedido por Juegos de la Mesa Redonda, una tienda colaboradora de confianza, para poder redactar la reseña así como tomar las fotos. Podéis comprar el juego en esta misma tienda.



Source link