Elías de 6 años y Daniel de 3 juegan Póker de bichos, Rhino hero y Laberinto mágico junto con su abuela Lily de 85 años. Los juegos de mesa estimulan a los niños en el seguimiento de reglas, a lidiar con sentimientos de frustración, a tener paciencia y esperar su turno, además de trabajar competencias y destrezas necesarias para un correcto desarrollo de sus capacidades cognitivas.

source