¿QUÉ? El Imperio Romano está en su máximo apogeo, gobernado por el Emperador Trajano. Las fronteras están en paz y los ciudadanos pueden dedicarse a los asuntos internos del imperio. ¡Arriésgate e incrementa tu poder! y supera a tus rivales para conseguir la victoria. Hoy hablamos de Trajano.

¿CÓMO? En Trajano, los jugadores intentan obtener puntos de victoria mediante la elección táctica de seis acciones diferentes. La partida se desarrolla durante 4 trimestres. Cada trimestre consta de 4 rondas. Cada ronda dura tanto como 1 vuelta del marcador de ciclo de tiempo.

El turno de un jugador consta de los siguientes pasos, que se realizan en este orden:
– Reorganizar los marcadores de acción y mover el marcador de tiempo (obligatorio).
– Ejecutar una loseta de Trajano (si es posible).
– Realizar una acción (opcional). Después de que un jugador haya completado su turno, le toca al siguiente jugador en sentido horario.

1. Reorganizar los marcadores de acción: El jugador elige un cuenco de su tablero de jugador y coge todos los marcadores de acción, diciendo su número en voz alta. Luego coloca los marcadores uno a uno en la siguientes bandeja siguiendo las agujas del reloj, eligiendo qué color coloca en cada cuenco. El último cuenco donde se coloca el último marcador de acción es el cuenco de destino. Después avanza el marcador de tiempo tantas veces como marcadores haya usado.

2. Ejecutar una loseta de Trajano. Si hay una loseta de Trajano junto al cuenco de destino, y si hay marcadores de acción de color igual al que indica la loseta, retira ésta y ganas los puntos de victoria indicados en la misma.

3. Realizar una acción (opcional): Sin importar si el jugador ha conseguido o no ejecutar una loseta de Trajano, puede realizar la acción asignada al cuenco destino. Los jugadores pueden realizar seis acciones diferentes.

Acción de puerto: esta acción permite coger cartas de producto, o jugarlas para obtener puntos de victoria.
Acción de foro: el jugador toma cualquier loseta de foro y la coloca en la casilla designada de su tablero de jugador.
Acción militar: hay 3 opciones que básicamente permiten mover trabajadores al tablero militar, mover al líder que te permiten ganar puntos de victoria desplazándolos por las diferentes provincias.
Acción de Trajano: esta acción te permite coger una loseta y colocarla en el tablero personal de cada jugador.
Acción de senado: el jugador avanza una casilla en el senado y gana los puntos de victoria indicados en esa casilla.
Acción de construcción: esta acción permite colocar trabajadores en el campamento de trabajadores que otorgan múltiples beneficios.

La ronda  termina al final del turno del jugador activo, si el marcador de tiempo llega a la casilla inicial del ciclo de tiempo o la cruza. En ese momento se revela una loseta de petición que habrá que cumplimentar al final del trimestre. Al final del trimestre se atienden las peticiones del pueblo, se calcula el balance de poder del Senado y el jugador con más votos elige una de las dos losetas de bonificación de cónsul. Después se retiran las losetas y se rellenan de nuevo.

Después de puntuar el último trimestre, tiene lugar la puntuación final y los jugadores pueden ganar aún más puntos de victoria por grupo de losetas de construcción, losetas de bonificación, losetas de foro, trabajadores en un campo de trabajo, cartas de producto en la mano… y el ganador será el jugador con más puntos.

¿POR QUÉ? Pues allá vamos… En en el juego somos romanos tratando de impresionar a Trajano y para ello tenemos varias acciones que nos van a permitir conseguir puntos de victoria. Todas estas acciones se articulan mediante un rondel que funciona con mecánica de mancala.

La clave del juego está en la correcta gestión de tus cubos de acción, ya que esto te permitirá encadenar acciones extra si consigues que los colores de la bandeja coincidan con los de la loseta. Dominar ese movimiento de cubos para sacarle el mejor provecho es más chungo que hacerse una ensalada con lechuga de Chernobyl, sobre todo en las primeras partidas. Cuando ya conoces todas las formas de puntuar y todas las acciones, empiezas a ver las costuras a la mecánica y el juego pierde esa sensación de aleatoriedad que se puede dar en un primer contacto.

Remarco esto para enlazarlo con lo siguiente. El juego ofrece muchas posibilidades para obtener puntos. Ya sea con las cartas de producto y los puertos, con las acciones militares o de senado, las losetas de Trajano o las de construcción. Hablamos de Stefan Feld y su famosa ensalada de puntos, término peyorativo e injusto en mi opinión.

Porque sí que es cierto que hay muchas maneras de obtener puntos, pero esto no significa que pueda ganar cualquiera. Si es la primera partida o segunda para todos los jugadores puede darse el caso, pero si juegas con gente que sabe jugar y sabe leer el juego, es más que probable que no gane el novato y tenga que esforzarse para lograr la victoria. Pensar lo contrario sería desmerecer a uno de los más grandes diseñadores de juegos de mesa.

Por contra, esa amplitud estratégica del juego no provoca sensación de ahogo como en otros euros del mismo corte. En este sentido, y a pesar de las losetas de demanda del pueblo, el juego no aprieta, ni da sensación de no llegar a las cosas, siendo estas losetas menos relevantes de lo que esperaba.

Trajano es una gran diseño de Stefan Feld. Con una mecánica cero temática, el mancala, pero que hace de columna vertebral del resto de acciones, pudiendo dar sensación de estar jugando a muchos minijuegos en uno, pero que como juego de gestión funciona a las mil maravillas. Trajan está lejos del estilo de juegos que me apasionan, pero está tan bien parido que no me queda otra que rendirme ante la evidencia. Stefan Feld lo ha vuelto a hacer.

¿QUIÉN? Recomendado para eurogamers de corazón (aunque esto sea literalmente imposible).

Puntuación: 7.8/10
Dificultad: 2.7/5
Diseño: 7/10
Diseñador: Stefan Feld
Ilustrador: Jo Hartwig
Edita: Maldito Games
Año de publicación: 2011
Número de jugadores: De 2 a 4 jugadores
Duración: 90 min aprox
Precio: 45 euros aprox
Banda sonora recomendada: Manu Dibango – Soul Makossa

 

 



Source link